Fidel Castro y la llegada de la Caravana a la ciudad de Santa Clara: su reflejo en El Villareño

El presente trabajo analiza como recogió el periódico El Villareño la llegada de Fidel Castro y la caravana de la libertad a Santa Clara.

Autores:

  • MSc. Arelys María Pérez Ruíz. Presidenta Filial Provincial de la UNHIC de Villa Clara. Correo: arelyspr@uclv.cu
  •  MSC. Vladimir Gutiérrez Gómez. Miembro del Comité Ejecutivo de la Filial Provincial de la UNHIC de Villa Clara. Correo: vlad@uclv.cu

Introducción

La prensa ha signado el camino del hombre desde su propia aparición hasta su rápida expansión y llegar a convertirse en un medio de difusión masiva que ha acompañado a los seres humanos en la cotidianidad. Ha servido además este medio para informar o desinformar, en algunas ocasiones a los asiduos consumidores, pero sobre todo ha tratado de trasmitir políticas editoriales que corresponden no sólo a los que la utilizan como de divulgación sino, que ha servido como elemento enlazador entre las realidades cotidianas y las realidades políticas a diversos niveles y el lector, ese que percibe a través de ese medio la realidad que se le informa.

El presente trabajo; “Fidel Castro y la llegada de la Caravana a la ciudad de Santa Clara: su reflejo en El Villareño” tiene como objetivo caracterizar la llegada de Fidel Castro y la caravana de la libertad así como identificar los principales cambios que en El Villareño se operaron tras  con el triunfo de la Revolución con respecto a la forma en que se estaba editando antes de 1959. Resulta en tal sentido ser un trabajo exploratorio de una temática en donde el periódico El Villareño deja de ser una fuente para otras investigaciones y se convierte en la principal fuente de investigación. Este elemento se ha tenido en cuenta por la peculiaridad de sus fuentes, por los análisis y los datos brindados por los analistas y periodistas que en el escriben, por la existencias casi única de elementos fotográficos, gráficos y estadísticos, en muchos casos como una fuente primaria. Se consultaron otras fuentes como las memorias históricas de Villa Clara y de Santa Clara siendo la prensa de la época y el propio periódico la principal fuente.

El aporte de esta investigación está determinado por dar a conocer, como la prensa y más específicamente el periódico El Villareño, asimiló los cambios sociales, políticos y económicos vividos por el pueblo de Cuba tras el triunfo de la Revolución. Además se podrán a consideración la percepción que desde este medio se tuvo de figuras de la Revolución como Fidel Castro y de las muestras gráficas que contiene, especialmente la llegada de la Caravana de la Libertad a la ciudad de Santa Clara.

 

Foto de la entrevista de Armando A. Machado, director de El Villareño con el Comandante en Jefe Fidel Castro. 7 de enero de 1959

Desarrollo

El año de 1958 en la ciudad de Santa Clara descrito por El Villareño

El Villareño, plasmó sus consideraciones sobre la realidad de la que era participes los diferentes sectores de la sociedad de la antigua Provincia de la macro región de Las Villas. Las referencias que nos llegan a través de los historiadores como Rafael Rodríguez Altunaga[1] sobre los periódicos que funcionaban en la ciudad de Santa Clara y que como El Villareño, tenían alcance provincial refieren que “Después de Trinidad tuvieron periódicos: Villa Clara en 1831, con la publicación no del Eco, como dice Bachiller, sino con este título: El Eco, cuyo primer número salió el 3 de diciembre de ese año de 1831. Merece como el Correo de Trinidad, un recuerdo amable, su editor, pues era el dueño de la imprenta, de escasos recursos, y si el periódico encontró quien lo escribiera esto se debió a las plumas ilustradas Presbítero don José Dionisio Veitia, del Licenciado don Andrés José de la Parra y de otros escritores, entre ellos, don Felipe Ferrari Blanco, hombre muy culto que acababa de fundar la célebre Academia de Nuestra Señora del Rosario. El Eco se publicó, al principio, dos veces a la semana, costaba un peso el abono mensual y resistió heroicamente hasta el día 1 de agosto de 1856 en que desapareció. Ha tenido Santa Clara gran riqueza de diarios y revistas, pero de vida muy corta. En estos últimos tiempos han mantenido su publicación la Federación que dirige don Julio Arturo Valdés, muy dado a las investigaciones y divulgación de la Historia de Santa Clara y don Antonio Vidaurreta y Casanova, hijo del inolvidable periodista, poeta y escritor del mismo nombre, que mantiene La Publicidad, venciendo duras necesidades. Vidaurreta es también poeta y escritor y crítico literario de esmerado gusto. Ambos periodistas son, en verdad, heroicos luchadores del oficio.”[2] Siendo estas las primeras referencias al funcionamiento de la prensa en la ciudad y de alcance provincial. Con estos antecedentes y siendo este territorio privilegiado en torno a las publicaciones periódicas no sólo desde el punto de vista de materiales, de economía que sustentara este tipo publicaciones, sino del personal, periodistas, reporteros, analistas  e investigadores puestos en función de la información, existía por tanto un capital financiero e institucional que respaldara estas publicaciones.

Existen referencias de la salida del periódico El Villareño por los primero años de la República, pero la evidencia histórica encontrada, demuestra que su rastro se pierde, al parecer por las limitaciones iniciales de la publicación pero ya en los años cuarenta del siglo XX, si se mantiene de manera estable. El director de este medio de prensa en los años que se desarrolla esta investigación, fue el reconocido investigador Armando A. Machado quien contaba de un amplio reconocimiento en la sociedad y en los más diversos grupos sociales, sociedades de beneficencia, culturales, mutualistas, religiosos y de todo tipo que pululaban en la ciudad de Santa Clara. Este medio de prensa asistía en la persona de su director a las más disímiles actividades culturales y sociales. Su publicación era diaria exceptuando los domingos, contaba con ocho páginas y secciones habituales. Se auto-reconocía como Diario de la Tarde y su precio era de 5 centavos y por subscripción mensual de un peso. Su redacción principal se encontraba en Luis Estévez número 161, en la ciudad de Santa Clara.  Algunos investigadores consideran que “Se exceptúa el periodismo de carácter oficial y finalidad comercial, que gozó, por lo general, de una más larga permanencia (…)[3]Por lo que coincido en este sentido, sin dejar de reconocer su parcialización en algunos casos en temas políticos y religiosos. Tampoco fue de tipo anti-comercial ya que tenía que sustentar su funcionamiento y unas de las vías de ingreso fueron, a través de las publicidades y anuncios.  

El año 1958, fue un año convulso para la sociedad de Las Villas y para toda Cuba en general. Los cambios estaban ocurriendo esencialmente en cuanto a las relaciones internacionales, las cuales no solo estaba afectada Cuba, como parte del mundo, sino que seguían los debates entre los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU) y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), muchos de los cuales no tenían su sede en la Organización de Naciones Unidas (ONU), sino que se llevaron a escenarios internacionales con políticas, incluso, extraterritoriales.

Pero en Cuba, y especialmente en Las Villas, después del golpe de Estado, efectuado por Batista a Carlos Prío Sacarrás, el 10 de marzo de 1952, las condiciones cambiaron abruptamente. La sustitución de la constitución y sus garantías, la eliminación de partidos, entre otros aspectos hicieron de la región uno de los centros donde se desarrolló, a pesar de la persecución la lucha revolucionaria de manera clandestina.

En este sentido, ya para “(…) junio de 1957 la Dirección Nacional del M-26-7 reforzó sus estructuras en Las Villas, para atender a los grupos de acción (…) La primera manifestación concreta fue el apoyo a la huelga espontánea por el asesinato de Frank País”[4]. Existía una estructura subordinada a las direcciones nacionales que funcionaban en esta región y que eran parte del entramado que se estaba gestando en el resto del país de forma organizada y direccionada hacia una transformación del contexto social en que se desenvolvía la sociedad en estos años.

En el análisis de estos dos años, en particular, en este momento, 1958, el periódico dedicó gran espacio a los debates internacionales que estaban aconteciendo y a resaltar las acciones del gobierno de los Estados Unidos en función del equilibrio mundial y su reconocimiento como potencia mundial por encima de cualquier otra.

El realce de la sociedad norteamericana y sus ventajas económicas, políticas, industriales y culturales eran elementos cotidianos en El Villareño. Anuncios como: Miami es también un centro Industrial; La policía de Miami tiene el mejor programa en supervisión de tránsito; Se mueve la sexta flota de los E.U.; La mujer como dirigente obrera en los EE.UU.; EE.UU. probó COHETE precursor del que se lanzará a la Luna. Estos son algunos de los artículos bien documentados que se publicaron solamente en el mes de julio de 1958.

Las características de estas publicaciones fueron en primer lugar como se ha dicho, sistemáticas, existía un seguimiento informativo, al menos uno ocupaba parte de la primera página, esencialmente si eran de temas de política. Otro elemento es que reivindica a los EE.UU. como salvadores, muchas veces, de los desastres que el propio hombre puede provocarse o de los propios desastres biológicos o naturales. Se evidencia un reconocimiento de la supremacía del estado norteño por encima de los demás estados. La sociedad a imitar, es por tanto, la sociedad estadounidense. Los avances tecnológicos que se reflejan mayoritariamente son los que se producen en los Estados Unidos y las valoraciones periodísticas concuerdan con estas acciones científicas. Reconocen el avance social hasta desde el punto de vista de género en que los EE.UU. se encontraban y hay un llamado a la imitación de estos estos patrones, no siempre abiertamente pero si para la transformación social.

Otro de los elementos referido a EE.UU. es sobre su política en torno a su proyección internacional, dígase Alaska y a Puerto Rico, dos ejemplos de expansión de la norteña nación. Un ejemplo de lo anteriormente planteado es el artículo “El Milagro del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”[5], el mismo artículo fue escrito por el director de este medio de prensa, en la primera plana del periódico, dándosele continuidad en la segunda hoja del mismo. Se plantea que tal decisión fue asumida por el pueblo puertorriqueño en su libre derecho, advierte que son lazos que han unido a Puerto Rico a la Unión, que cuentan con gran cantidad de ciudadanos estadounidenses, que pueden ejercer el voto, elegir su gobernante y que no cuentan con ejército. Habla de modo general de las bondades de pertenecer a la Unión y las prerrogativas que para Puerto Rico y sus ciudadanos traería. Y casi finalizando plantea “Se agrega a todo esto (…) un pleno intercambio de las dos culturas- de tradición hispánica la puertoricense  y  sarjona la norteamericana- hermanadas por una igual adhesión a democracia y respeto por los derechos de la persona humana”[6]. Por lo que se reconoce esta unión como favorable, en política internacional para ambas naciones y por ende para el continente.

Se hace constante referencia, también en temas de política internacional, lo referente a las acciones de los EE.UU. y la URSS en los debates sobre diversos temas que se llevan a la ONU u otras instancias de debate. Las polémicas siempre están girando en torno  a las reacciones de ambas potencias en política internacional. Estos debates se extendían a otras arenas y El Villareño fue muestra de estos debates, ejemplo de ello, “Exige Rusia retirada de las Tropas norteamericanas del Líbano”[7]; “Apedreadas las Embajadas Norteamericana e Inglesa Por las Turbas en Moscú[8]”; “Rechazó la ONU la petición Rusa de que las fuerzas angloamericanas se retiren de Jordania y el Líbano”; “Amenazan rebeldes libaneses con pedir ayuda a comunistas”; “Nuevas amenazas de Nikita Khushchev en la inauguración de una hidroeléctrica en Rusia” entre otras en las cuales enaltece la labor protectora de los Estados Unidos en relación a las políticas internacionales de la URSS.

En este año como en otros hay una voluminosa información propagandística de hotelería, medicina y hospitales, también de tiendas, restaurantes. Es notorio el funcionamiento de secciones utilitarias como: Moda y Belleza femenina, Policía y sucesos, Espectáculos, Consejos Médicos, de la Urbanidad y la Cortesía, El Tiempo, Las mareas en Las Villas; entre otras, muchas de las cuales contaban con una análisis del periodista o escritos para facilitar la información al usuario.

Resulta interesante como es tratado el tema de las luchas liberadoras que se llevaban adelante en la Sierra Maestra y en el llano y donde Santa Clara y Las Villas, en general, era parte de estas acciones. Los anuncios en cuanto al tema fueron varios, esencialmente sobre las declaraciones y acciones llevadas adelante por el gobierno de los Estados Unidos o algún funcionario de ese país en la Isla. Los revolucionarios eran tratados como rebeldes y sobre ellos se publicaron varias notas que no dan a conocer las realidades de los hechos que estaban acaeciendo, las noticias son muy sencillas, cortas, carentes de análisis y a pesar que son pocas tampoco hay versiones oficiales por parte del gobiernos de la nación cubana en estos años, salvo reuniones extraordinarias, muchas de las cuales no se trataba directamente las acciones que se desarrollaban en la Sierra.

“Los Estados Unidos no darán ventajas políticas a los rebeldes cubanos: lo afirmó hoy Foster Dulles en declaración hoy”[9] es uno de los artículos que define la política de esta nación con respecto a los hechos que están ocurriendo en la Isla. Hay por parte de este medio de prensa, un interés de resaltar las opiniones de los gobernantes de los Estados Unidos, en este caso del canciller norteamericano. En ese mismo mes de julio, apenas 24 horas después y en similar espacio de la primera página del rotativo, se publica el artículo “Injustificada la actitud de los Rebeldes Cubanos” en el mismo se publicó que el presidente Eisenhower desmintió que se había producido el apresamiento de dos cónsules estadounidenses por parte de los rebeldes, rechazó el gobierno norteño la acusación de los rebeldes cubanos, de que ayudaban al gobierno cubano de forma militar.

Las noticias en torno a los rebeldes cubanos fueron casi inexistentes a pesar de las acciones que cada día se desarrollaban, pero, es necesario resaltar que esto ocurría a la par, que, tampoco eran publicadas noticias sobre el gobierno de Batista, ni las acciones que se liberaban, salvo excepciones como la escrita bajo el título: “Anuncia el Ejército exterminación de un campamento rebelde”  donde se describen las acciones del ejercito de Batista en función de destruir dicho campamento y lo que fue encontrado en el mismo. Otra noticia de singular información es la referente: “Presos ocho cubanos y dos mujeres en EE.UU.”[10] La noticia del día anterior destaca que fueron confiscados por valor de 50.000 dólares armas y arsenal de guerra que debían salir para Cuba en apoyo del ejército de Fidel Castro.

Las trasformaciones inmediatas en 1959: respuesta de El Villareño

En torno a toda esta situación se infiere que a pesar de todos los acontecimientos que estaban ocurriendo, la labor de este medio de prensa fue abstenerse, en la medida de lo posible, de publicar abundantes elementos a favor o en contra de las acciones que se estaban desarrollando, no sólo en el oriente del país, sino también en el resto de la Isla. Las publicaciones se mantuvieron de manera cotidianas, con las referidas secciones, tratando temas de corte social, utilitario, informativo, deportivo, cultural, tal pareciera que los hechos que estaban ocurriendo no fueran en la Isla y no tuviesen nada que ver con el gobierno ni con la sociedad.

El primero de enero, las publicaciones que salieron reflejadas en el periódico El Villareño, bajo la dirección de Armando A. Machado, fueron otras. Hay que tener en cuenta algunos elementos que a continuación reflejamos: primero la dirección de este órgano de prensa seguía siendo la misma. Segundo el formato del periódico en esencia no cambió solo algunos elementos gráfico que se detallarán más adelante y en tercer lugar, pasa a ser este medio uno de los órganos de prensa de los sucesos más importantes de la Revolución, especialmente en Las Villas.

El tratamiento de la figura de Fidel Castro, es un elemento principal para entender la proyección que en lo adelante trató este medio de comunicaión masiva. Desde inicios de enero de 1959 se reconocen titulares y reportes, en las primeras páginas mayoritariamente, que tratan la figura de Fidel Castro y de su proyección política.

Alguno de estos anuncios refiere, “Grandioso recibimiento se le tributará al Redentor de Cuba Dr. Fidel Castro a su llegada a Santa Clara”; en este caso hace referencia al paso de Fidel por la ciudad. En “Declaraciones exclusivas de Fidel Castro para  El Villareño”[11] el propio director de El Villareño Armando A. Machado formuló dos preguntas importantes para el desarrollo ulterior del país y que no tributaba únicamente a las macro región de Las Villas, en el artículo refiere “… la primera sobre el inicio de la zafra azucarera, problema éste que afecta grandemente a la economía del país, cuyo inicio vendría a normalizar aún más la tranquilidad del país, a lo que nos contestó que considerada que inmediatamente que fueran restablecidas las comunicaciones, principalmente las férreas y de carretera y los ingenieros pudieran realizar sus reparaciones, el Gobierno la ordenaría. Finalmente, hubimos de preguntarle sobre impresión de la labor   realizada  por el II Frente Escambray de Las Villas, a la causa redentora y con igual pausa declaró que todos habían contribuido y se habían esforzado valerosamente para lograr el triunfo de la revolución y esperaba que ahora todos unidos ayudaran a su consolidación”[12] Esta cita es un fragmento de las conversaciones sostenidas entre Fidel y el Director del periódico donde afirma las labores que desde Las Villas se habían realizado pero las que en lo adelante tocaría por hacer. El tema de la zafra y la caña de azúcar es una cuestión de gran sensibilidad para el pueblo de esta región por ser una zona altamente productora del oro dulce y es este medio de prensa el vehículo que canaliza esta preocupación de las personas asiduas a este periódico.

Las declaraciones de Fidel hecha en La Habana o en cualquier otra parte del mundo encontraron reflejo en este medio. Era tratado como el Dr., el redentor o simplemente como Fidel Castro, en casi ningún caso. Sus principales temas y puntos de vista fueron tratados en este medio hasta el fomento del estudio del pensamiento revolucionario de Fidel. Otro momento recogido, que fue importante difusor fue la visita de Fidel Castro a la Universidad Central. Bajo el título “Visitó el Dr. Fidel Castro Ruz la Universidad Central de Las Villas” el 22 de junio de 1959, donde se trató sobre el curso que se llevará a cabo para la administración de cooperativas agropecuarias por lo importante ante la reforma agraria. Fue esencialmente una visita de trabajo y contó con las autoridades civiles y militares de la región. En sentido general, El Villareño fue reflejo de los actos de Fidel Castro, desde las proclamaciones de nacionalizaciones como de cada medida revolucionaria, en la persona de Fidel.

Otros líderes de la revolución, esencialmente los rebeldes, encontraron en estas páginas su espacio, tal es el caso de Raúl Castro. Este medio lo reconoce como uno de los más fieles colaboradores de Fidel y reflejando además su ascenso como “Comandante en Jefe”[13] mismo título referido por el propio diario. En esta breve nota que reflejó una foto de Raúl Castro, la misma que por esos días acompaño todas las noticias en su entorno plantea “Raúl Castro Ruz, acaba de ser designado Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de la República en sustitución de su hermano Fidel Castro, en uso de licencia por haber pasado a ocupar el cargo de Primer Ministro. Ya salió en la Gaceta Oficial el decreto correspondiente”[14].Nota breve que hacía referencia a los méritos de Raúl, que contaba con gran reconocimiento del cual este medio fue eco.

Muchos fueron los personajes que se vieron reflejados en este medio, entre ellos el Comandante Ernesto Che Guevara, el Doctor Guevara como también se refiere, en sus visitas a la capital de Las Villas y en cuanto a sus labores revolucionarias. Se aborda la figura de Camilo Cienfuegos, sus funciones en el gobierno revolucionario y más localmente al Comandante Víctor Bordón y sus laboren en Quemado de Güines.    

 En torno a estas figuras y a los hechos que se iban aconteciendo cada día, El Villareño fue eco de las medidas revolucionarias. Las leyes fueron anunciadas y en algunos casos hasta sintetizados o expuestos completamente en diferentes ediciones. Se siguió la política internacional de países como los Estados Unidos en torno a las relaciones con Cuba, el reconocimiento del gobierno, la relación con el resto del continente y de sus debates de manera general. Alrededor de toda esta política estuvo el respeto de este medio a las informaciones oficiales y la ética de los trabajadores en cuanto a su formalidad como representantes de un medio de comunicación masiva.

 Las labores realizadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) y los debates que en torno a este organismo internacional se generaron, encontraron espacio en El Villareño.  En temas de política se llevó a debate las políticas de Batista para con el pueblo de la región de Las Villas, su salida del país y la posible proyección de regreso a la Isla.

Se mantuvieron secciones fijas, como; El tiempo, las Mareas en Las Villas, Los anuncios, estos se dividieron entre los que va atender a las compañías y los que comienzan a funcionar como propaganda de bien público o como anuncios que van a responder al propio proceso revolucionario, es por eso que este medio contribuye desde la divulgación a la revolución. No por ello desde este rotativo se dejaron de generar debates, polémicas y discusión en torno a realidades cotidianas, encuentros, referencias a las fechas históricas y de interés social en general.

La llegada de Fidel Castro en la Caravana de la Victoria el 6 de enero de 1959.

Luego de las decisivas acciones emprendidas por el comandante Ernesto Che Guevara, que fueron continuadas por los órganos militares y civiles que fueron tomando posesión en la medida de los nombramientos, los territorios liberados se ordenaban. “Las fuerzas esenciales que participaron en la creación de estas estructuras de gobierno fueron el M-26-7, el Directorio Revolucionario y el Partido Socialista Popular, las de mayor representatividad en la lucha contra la tiranía.”[15] En el caso específico de la provincia de Villa Clara la nomenclatura de las 19 formas de gobiernos locales fue diversa, las mimas respondieron a a alcaldía, juntas civiles, gobiernos revolucionarios, indistintamente. “En la provincia fue designado, de inicio, un gobernador militar, cargo para el que fue designado el capitán Calixto Morales[16], expedicionario del Granma y miembro de  la Columna 8 “Ciro Redondo”. En este  proceso tuvo activa participación el Ejército Rebelde, como máximo conductor del proceso liberador, por reunir en su seno elementos prestigiosos y por poseer una amplia representación de las masas populares.”[17] En lo adelante la conducción de la provincia estaría matizada por figuras de amplio reconocimiento en la lucha contra la dictadura de Batista. Fueron puestas en marcha medidas que eran desplegadas por el gobierno revolucionario a nivel nacional pero que por la importancia de Las Villas se desplegaron de forma activa en la región. Por lo tanto se evidenció e despliegues de medidas revolucionarias para los principales sectores de la economía y la sociedad en la macro región y del programa del cumplimiento del Moncada.

La llega de Fidel Castro a la ciudad de Santa Clara en su trayecto hacia La Habana tiene como estancia el parque Leoncio Vidal, centro nodal no solo de la ciudad sino del poder político de Las Villas. En el edificio del gobierno Provincial, hoy biblioteca provincial “Martí” se detiene la marcha de los barbudos para hablarle al pueblo. El mismo lugar que el Generalísimo Máximo Gómez le hablara a los santaclareños. “Al mediodía, en el parque “Leoncio Vidal”, Fidel le habla al pueblo de Santa Clara. Una delegación de cienfuegueros le solicita que viaje a la Perla del Sur antes de seguir para La Habana”[18]  Discurso que marcaría pautas para el desarrollo de la revolución en la región central del país.  En la concentración en la emisión del martes 6 de enero de 1959, el periódico el Villareño reflejaba la concentración con “(…) gran jubilo lo demuestran los miles y miles de personas que se congregaron en todas las calles que tenían que conducirlo hasta la improvisada tribuna levantada en el Palacio Provincial (…)”[19] La emoción fue acompañada por al expresión sentimental de personas que acompañaban este acto.

Las intervenciones el 6 de enero de 1959.

A las 12:40 se entonaron las notas del himno invasor por la Banda Municipal de Música, según reflejaron medios de prensa en la ciudad de Santa Clara, en el antiguo gobierno de la provincia de Las Villas. Así, posteriormente y ante la presencia de numerosos medios de prensa de países de habla hispana, de los Estados Unidos y propiamente del país y de Las Villas además de instituciones de la sociedad civil sube a la tribuna el Comandante en Jefe Fidel Castro. El máximo líder de la revolución se hacía acompañar de su escolta y de un pelotón suicida y de Celia Sánchez.

En la tribuna compadecieron el capitán Calixto Morales Hernández, gobernador militar y civil de Las Villas. El mismo expresó entre otras cuestiones que “(…) la revolución había dado al traste con el pasado, aunque era común oír afimar que en Cuba no podía hacerse una revolución contra el ejército y ella  no solo se hizo, sino que hemos sabido derrotar al ejército cubano con otro ejército improvisado, nacido de la entraña misma del pueblo. [20] Su reconocimiento y respeto a los oficiales de carrera pero también a los que habían desplegado esta revolución. Más adelante se presentaba a Bonifacio Hernández Cedrón[21]. Uso la palabra el doctor Rafael Lubián Castellanos que expreso su agradecimiento a los campesinos y a los que habían apoyado la revolución.

Usó la palabra el alcalde revolucionario de la ciudad de Santa Clara, doctor Osvaldo Fernández López donde expresó “(…) ha terminado la batalla (…) y ahora nos toca comenzar la otra batalla, la de la gran obra en bien de Cuba” [22] Así hicieron uso de la palabra Justo Núñez, líder del movimiento obrero, el Capitán Omar Fernández, presidente de la FEU,  y Marcelo Fernández, líder de la clandestinidad.[23]  Los mismos representaron la unidad del movimiento revolucionario y el reconocimiento del liderazgo del Movimiento 26 de Julio y de la Figura de Fidel Castro.

El discurso de Fidel Castro el 6 de enero de 1959: pautas para el desarrollo  del país y de Las Villas.

En la presentación ante las masas en un simbólico lugar para los santaclareños y ante un pueblo que aclamaba al ya conocido Comandante Fidel Castro se dirige hacia el pueblo de la ciudad de Santa Clara. Este discurso muchas veces olvidado y que es reconocido por la historiografía como “Discurso pronunciado en La Terraza del Gobierno Provincial, en el Parque Leoncio Vidal de la Ciudad de Santa Clara” el propio 6 de enero de 1959.  Inicia con la invitación del pueblo al diálogo, como nuevo estilo de la dirección del país, significando el cambio que está ocurriendo. A continuación versa sobre las temáticas sociales y políticas que debe tratar la nación en lo adelante y asevera “La gran verdad es una: los problemas de Cuba no son tan complicados, los problemas de Cuba lo que necesitan es buena voluntad para resolverlos. El pueblo de Cuba es lo suficientemente inteligente para decirles a los gobernantes lo que tienen que hacer…”[24] Donde se enaltece la nacionalidad cubana, la libre determinación y constante idea de la libertad ganada, así como las potencialidades que pueden existir para este nuevo período en el país.

Sobre la juventud versa varias veces en su discurso “(…) esa juventud tiene que tener una calidad humana muy grande para haber realizado la proeza que ha realizado, de pura inspiración propia. ¿Cómo será la juventud que va a venir después de la Revolución, la que vamos a educar con el buen ejemplo? (…)” (…) “Y como sé que hay un desinterés extraordinario en esta juventud, una moral extraordinaria en esta juventud, la juventud revolucionaria se unirá toda como está unido el pueblo, que es lo que hará grande y feliz nuestro destino. Tan grande es el desinterés de la juventud en esta hora, que les voy a decir una cosa a ustedes: nadie quiere ser ministro; al revés de la política, que todo el mundo está aspirando, que todo el mundo aspira, usted agarra a un compañero de muchos méritos y le dice: “Oigame: el Presidente quiere que usted sea ministro”, y le dice: “no, no, yo no quiero”. Llama a la gente para que sea alcalde y nadie quiere ser alcalde, y es increíble, es extraordinario el desinterés de nuestra juventud, que para que un señor sea ministro haya que darle una orden, haya que obligarlo a ser ministro”[25] Pero en este momento el papel de la juventud es importante pues plante como las trasformaciones estarán de la mano de la juventud. Enaltece a este grupo por el papel que ha jugado en la construcción de la nueva sociedad “Esta juventud no defraudará a la patria esta vez; estos revolucionarios, porque lo son de verdad, porque han tenido que luchar muy duramente (…)”[26]  La confianza depositada no solo por el líder de la revolución, depositada por los cubanos en los protagonistas de la gesta de los años cincuenta que eran jóvenes que pretendían una radicalización y no solamente la ruptura de la dictadura de Fulgencio Batista sino que existiera una cambio radical en la nación.

En esta intervención del Comandante en Jefe, brindó además, los objetivos por lo que se desplegaba la Caravana de la Libertad. Planteó “Hemos aprovechado este viaje, porque es un recorrido planeado no precisamente para dar estos actos; teníamos el recorrido, porque en aquellos momentos fue que comunicamos con el Comandante Ernesto Guevara, que fue el héroe de la batalla de Santa Clara (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES), el líder, el dirigente, el jefe que dirigió la operación, con el apoyo de los demás núcleos que había en la provincia (APLAUSOS), y que todos pagaron un precio muy elevado de sangre.”[27] Donde hay un reconocimiento a la figura de Ernesto che Guevara y con gran humildad reconoce que este recorrido responde a una estrategia de la revolución con el objetivo de continuar la guerra y expandirla hacia el occidente del país.

Aclara además “El recorrido tenía por objeto transportar la columna en apoyo de los compañeros que iban hacia la capital; yo pensaba pasar rápidamente. (…)”[28] Pero explica que como mandato del pueblo había tenido que detenerse en cada lugar no para explicar lo que se había hecho hasta ese momento sino lo que en lo adelante se tenía que hacer, momentos de explicación y de preparación para las nuevas tareas. El recorrido debía ser rápido para acceder de inmediato a la capital y evitar un golpe de Estado que fue debidamente evitado, entre otros factores por la orden dada a Camilo Cienfuegos y a Ernesto Guevara, así como la masiva participación del pueblo de forma activa en la huelga general.

Aclara para la Historia, y para los medios de comunicación de ese momento así como para el pueblo todo que “(…) Yo no tenía pensado hacer una marcha triunfal, ni mucho menos; me parece que eso estaría un poco fuera de lugar en este momento. Yo me he detenido en los pueblos porque me han detenido en los pueblos, el pueblo (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS). Y no he podido hacer otra cosa que hablar con el pueblo, a pesar de que me parecía que era necesario que estuviésemos en La Habana cuanto antes, y todo el mundo sabía que necesitábamos estar en La Habana cuanto antes; pero ya veníamos en este recorrido, y no podía menos que atender el deseo del pueblo de hablar con nosotros y de saludar a los combatientes del Moncada.”[29] Así mismo presentaba no solo los combatientes del Moncada, también presentaba los combatientes, movimientos y demás personas que había contribuido al triunfo. Resalta el mandato del pueblo, concepto de pueblo que había utilizado desde su intervención en el alegato de autodefensa del Moncada conocido como La Historia me absolverá.

 Durante su oratoria se refiere varias veces al pueblo, a su mandatos, a su autoridad y a las ideas que en lo adelante deberán prevalecer en la República de Cuba.  Al referirse al triunfo de los rebeldes refiere que se ha logrado “Sencillamente por una cosa, por una razón: ¡porque creía en el pueblo! (APLAUSOS); sabía que el pueblo se sumaría, sabía que el pueblo nos prestaría toda la colaboración posible, sabía que miles de jóvenes imitarían nuestro ejemplo, sabía que por cada combatiente que cayera se unirían cien más dispuestos a morir también”[30] Y es que la vitoria no fue de un solo grupo, fue una victoria del pueblo, del mismo que había sido lastimado reducido a una vida limitada, bajo las armas y bajo el terror.

Planteo Fidel Castro que “(…) para que el Ejército de la Revolución no tenga 20 000 ni 10 000, sino tenga 6 millones de cubanos dispuestos a defenderla (APLAUSOS). ¡Que por algo hemos demostrado que en Cuba hasta las mujeres pelean, y pelean bien y pelean a la altura de los hombres! (APLAUSOS.)”[31] Hace referencia a que la guerra fue de todo el pueblo, con la contribución de muchos de una u otra manera, en especial de la mujer que se gana un lugar protagónico en la revolución. Hay un reconocimiento a su papel, a su labor, a sus acciones y a la labor que habían desplegados para obtener el triunfo definitivo.

El pueblo reclama cambios, transformaciones y es este una de las principales de la revolución “Por eso hoy todo el pueblo está aquí, porque el pueblo está muy interesado en los problemas de Cuba; y está aquí porque sabe que está gobernando ahora, está aquí porque sabe que tiene que decir la última palabra sobre todas las cuestiones. Y que esta vez si fracasa el gobierno, es porque el pueblo quiere que fracase (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡No!”).”[32]  Es una revolución del pueblo, una revolución que ha tenido varios años de contienda y que no inició en 1953, sino que inició el 10 de octubre de 1868, con el objetivo de lograr la independencia. Una revolución nacional que esta vez ha logrado llevar la contienda a todo el país “(…) porque somos un solo pueblo y todos pensamos igual y tenemos un solo pensamiento, (…) el gobierno tiene que ser el gobierno del pueblo. Aquí el que manda de ahora en adelante es el pueblo, y el pueblo tiene que ponerle fin a toda la sinvergüencería (APLAUSOS).”[33] Hay una declaración de lo que sería en lo adelante el poder del pueblo, el poder popular, el poder de las masas para toma de decisiones, para el enfrentamiento a las nuevas tareas de la revolución.

Pero el pueblo estará siempre para la revolución y la revolución para el pueblo, cuando plantea “Y cuando tenga una dificultad vendré a ver al pueblo y cuando tenga un problema vendré a ver al pueblo; y siempre agotaré hasta la saciedad los razonamientos, los argumentos, la persuasión, la diplomacia, ¡jamás la fuerza porque no será necesario nunca más usar la fuerza en nuestra patria! Cuando tengamos una queja que exponer, vendremos al pueblo y la expondremos; si el que manda es el pueblo, y si el pueblo está dispuesto a actuar, como actuará siempre, con honradez y con justicia, el pueblo será quien diga la última palabra sobre todos nuestros problemas (APLAUSOS). (…) tenemos una gran responsabilidad sobre los hombros, sino soy yo el que le digo al pueblo que tiene una gran responsabilidad sobre los hombros, porque tiene la responsabilidad de gobernar la república (APLAUSOS).[34]  Hay una declaración en estos momentos de lo que será la política interior de la revolución cubana, de las acciones principales que se van a llevar adelante por la dirección del país, de la república que está naciendo, esta vez como revolución en el poder. El mando es del pueblo, pero para ello hay que tener a un pueblo atendido, a un pueblo informado y formado parte cada una de las acciones que se están tomando de manera constante.

El papel de Las Villas en esta contienda también fue resaltado por el máximo líder de la revolución. El papel que jugó la provincia y sus resultados en la misma, por ello planteaba “Y esta provincia es testigo excepcional de ello, porque después de Oriente fue en Las Villas donde aparecieron los primeros grupos revolucionarios (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS): del Directorio Revolucionario y del Segundo Frente Nacional del Escambray, y de los auténticos y de todas las organizaciones, porque todo el mundo tiene méritos y hay que reconocérselos (EXCLAMACIONES Y APLAUSOS); y nadie tiene derecho a negarle el mérito a los demás y a apropiarse del mérito de otros (APLAUSOS).”[35] Hay un reconocimiento del aporte del territorio a la revolución, de las acciones, de los movimientos y de la vinculación especial a la revolución. De los movimientos que se destacan a nivel del país y que Ernesto Che Guevara y el propio Fidel castro se empreñaron, y lo lograron, en unir las fuerzas para el objetivo en común que era la victoria de la revolución, la victoria del pueblo. Una revolución que tuvo una gran acogida en esta región.

Es por ello que más adelante Fidel Castro resume “Es necesario que en esta provincia, donde lucharon combatientes de muchas organizaciones, estas ideas se expresen con toda claridad para que se conozca nuestro pensamiento. ¡Nada de bendiciones! Nosotros estaremos siempre dispuestos a una cosa: sacrificarnos en lo que sea necesario, trabajar por el pueblo. (…)[36] En lo adelante las tareas que se deben tener en cuenta, pero el aporte de las organizaciones fue importante para el triunfo. Especialmente el reconocimiento a

Casi al final y como reconocimiento a la provincia planteó “Como muchas veces nos volveremos a reunir, porque no será esta la única vez en que espero tener el honor de que me reciban los villaclareños (APLAUSOS), vendré aquí como a todos los lugares de la isla cuantas veces pueda y estén dispuestos ustedes a escucharme o hablarme (APLAUSOS). (…) Y no me importarán absolutamente nada los riesgos personales, porque si yo por cuidarme no puedo hablar con el pueblo, ¿para qué entonces me metí a ser revolucionario? (APLAUSOS.) Y sobre todo porque tengo la convicción de que aquí nadie es imprescindible, y que la Revolución tiene suficientes valores, que ya pueden los enemigos de la Revolución matar a cuantos líderes revolucionarios quieran, que ya aparecerán cincuenta más (APLAUSOS).”[37] Palabras que condujeron su conducta a través de los años que dirigió el proceso revolucionario, claro por sus ideas desde el inicio, por sus convicciones, por la labor desplegada hasta ese momento y por lo que vendía en lo adelante.

 Entre otros temas tratados fue fundamental su recomendación al estudio, la motivación a la alfabetización del país para el logro de los objetivos de la revolución. “Aquí hay que lanzar un programa de alfabetización. Aquí no debe estar nadie, ningún maestro tranquilo mientras haya un ciudadano que no sepa leer ni escribir, porque es una vergüenza (APLAUSOS). No puede ser un ciudadano consciente de todos sus derechos, un ciudadano plenamente útil a su patria aquel que no sepa leer ni escribir. Hay que acabar con el analfabetismo de raíz para que todo el mundo sepa y conozca sus derechos; y sobre todo, porque el que no sabe leer ni escribir, ¿quién es? El hombre pobre, el hombre humilde, el hombre que más necesita de la Revolución (APLAUSOS).”[38] Este fue uno de los programas principales de la revolución y que de implementó de manera inmediata. Varias veces en su discurso hace referencia al estudio, a la necesidad de la preparación y como parte del cumplimiento del programa del Moncada. Por eso una reforma del sistema y la concepción de la educación eran fundamentales en esta etapa de la revolución.

La unidad también fue hilo conductor durante su intervención. En la estrategia de la revolución la unidad de las organizaciones resultaba fundamental para el despliegue de la estrategia revolucionaria y dar cumplimiento al programa de la revolución planteado desde el Moncada. Para ello “(…) ¿por qué no nos unimos todos en una sola cosa? (APLAUSOS.) ¿Por qué tiene que haber dos mandos, dos capitanías, y un ejército de uno, de uno y de otro? ¿Qué sentido tiene eso, si todos hemos luchado por la misma causa, y perseguimos el mismo propósito? Yo particularmente eso es lo que pienso, y creo que toda la juventud debe vestir un solo uniforme; nada de brazaletes. Vamos a organizar —por lo menos a los hombres armados—, vamos a organizarlos dentro del uniforme de la República y de todo el pueblo (APLAUSOS). Los civiles —o mejor dicho— los ciudadanos que no tienen armas que se pongan el brazalete. Yo no traigo ni una insignia, ni el brazalete.[39] Hay un interés de la revolución por la defensa de la unidad, por la búsqueda de nuevas acciones en fin de unir las diferentes fuerzas definitorias para el triunfo.

Repercusión del discurso en El Villareño

El medio de prensa de la tarde, reflejó el mismo 6 de enero temas fundamentales que fueron puestos en primera plana y en la parte superior a todo lo largo de la primera página. Como Considera Fidel Castro culpable al pueblo del pasado vivido. Se acabaron las botellas, el juego y el crimen[40]. También se redactó la entrevista que Fidel Castro concedió a este medio de prensa en la figura de su director Armando A. Machado. En la misma dos cuestiones cruciales fueron tomadas en cuenta por esta dos personalidades, en primera instancia, la zafra azucarera y sobre la labor del II Frente Nacional del Escambray que jugó a decir de Fidel todos habían jugado un papel importante y debían seguir haciéndolo en lo adelante[41].

En este día también se reflejaron declaraciones como la de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas que saludaba la victoria de la revolución y reconocía el papel de la casa de altos estudios en lo adelante. El reconocimiento de los países a la existencia y victoria de la revolución llevó a la redacción de una nota iniciada en la página número uno y terminada en la última página.

Conclusiones

Por tal motivo podemos ceñirnos a referir que la publicación El Villareño cambió su forma de comunicación a partir del 1 de enero de 1959. Hubo un antes y un después en este medio de prensa dado por las condiciones socioeconómicas y esencialmente políticas que condicionó al país a la toma y que influenció notablemente a la presa y esencialmente a este medio en cuestión.

Entre los cambios que se pudo operar se encuentra el tratamiento a diversidad de temas de tipo social que antes se habían silenciado. La búsqueda de respuesta en las autoridades civiles y militares que no eran accesibles con anterioridad en un buen número de casos. La propaganda y publicidad cambió y hay un mayor reconocimiento de la realidad de los diferentes grupos y estamentos de la sociedad cubana. Otros sectores que anteriormente no habían sido privilegiados para poder publicar en este tipo de medios comienzan a formar parte de las columnas de estos medios y a generar noticias.

Este medio de prensa, se adaptó a las nuevas condiciones imperantes y reflejó esta realidad desde una perspectiva de sociedad en revolución.

La caravana de la libertad y las fuentes de información que a partir de ella generaron para la publicación El Villareño repercutió en la prensa.

El discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro marcó pautas en el desarrollo de la provincia de Las Villas, demostró el interés de la revolución en esta parte del país y el compromiso de los ciudadanos contraían con el nuevo sistema.

 Fuentes Consultadas 

  1. Castro Ruz, Fidel. Discurso en ocasión de su arribo a la ciudad de Santa Clara.
  2. Che y Fidel: una amistad entrañable. Editorial Capitán San Luis. La Habana, 2004.
  3. Díaz Castañón, María del Pilar. Ideología y revolución: Cuba, 1959-1962. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 2001.
  4. Historia de la provincia de Villa Clara: desde los aborígenes hasta 1990. Consejo Científico Provincial de Historia. Editorial Feijóo. Santa Clara.  2015.
  5. López Civeira Francisca. Cuba: Seis décadas de Historia 1899-1958. Pueblo y Educación. La Habana, 2007.
  6. López Ricardo, Yunet.  Rodríguez Fernández, Wilmer. Ahí viene Fidel. Casa Editorial Ruth. La Habana, 2018.
  7. Otros pasos del Gobierno Revolucionario Cubano: El fin de la luna de miel. Buch Rodríguez, Luis M.; Suárez Suárez, Reinaldo. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002.
  8. Periódico El Villareño. Años. 1957-1958-1959. En Archivo Provincial de Historia. Villa Clara.
  9. Rodríguez Altunagas, Rafael. Las Villas: Biografía de una provincia. Academia de la Historia de Cuba. La Habana. 1955.
  1. Síntesis histórica provincial de Villa Clara. Editorial Historia. La Habana. 2010.
  2. Síntesis histórica municipal de Santa Clara. Editorial Historia. La Habana. 2010.
  3. Sitio oficial: http://www.fidelcastro.cu/es/discursos/discurso-pronunciado-en-la-terraza-del-gobierno-provincial-en-el-parque-leoncio-vidal-de-la-ciudad-de-santa-clara.
  1. Suárez Pérez, Eugenio. Caner Román, Acela A. Fidel: en el año de la liberación. Tomo I enero-marzo. Editorial Verde Olivo. La Habana, 2006.
  2. _______________________. Fidel: en el año de la liberación. Tomo II abril-junio. Editorial Verde Olivo. La Habana, 2006.
  3. _______________________.  Fidel: en el año de la liberación. Tomo III agosto. Editorial Verde Olivo. La Habana, 2006.
  4.  _______________________. Fidel: en el año de la liberación. Tomo IV octubre-diciembre. Editorial Verde Olivo. La Habana, 2006.
  1. Villaescusa Padrón, Ivette. Desafíos en la prensa cubana. 1959-1960. Editorial Historia. La Habana. 2015.

Citas

[1] Destacado historiador villareño.

[2] Rodríguez Altunagas, Rafael. Las Villas: Biografía de una provincia. Academia de la Historia de Cuba. La Habana. 1955. Pp.253-254

[3] Síntesis histórica provincial de Villa Clara. Editorial Historia. La Habana. 2010. Pp. 229

[4] Ídem. p.210

[5] Publicado en El Villareño. 5 de julio de 1958. P. 1-2

[6] Íbidem. P2

[7] El Villareño. 16 de Julio de 1958. P1

[8] El Villareño. 19 de Julio de 1958. P1

[9] El Villareño. 1 de Julio de 1958. P1

[10]El Villareño. 10 de diciembre de 1958. P1

[11] El Villareño. 6 de enero de 1959. P1

[12] Ídem

[13] El Villareño. 18 de febrero de 1959. P1

[14] Íbidem

[15] Historia de la provincia de Villa Clara: desde los aborígenes hasta 1990. Consejo Científico Provincial de Historia. Editorial Feijóo. Santa Clara.  2015. P. 521

[16] Combatiente del cuartel Moncada y expedicionario del yate Granma, jefe militar de la provincia de Las Villas

[17] Historia de la provincia de Villa Clara: desde los aborígenes hasta 1990. Consejo Científico Provincial de Historia. Editorial Feijóo. Santa Clara.  2015. P. 522

[18] Suárez Pérez, Eugenio. Caner Román, Acela A. Fidel: en el año de la liberación. Tomo I enero-marzo. Editorial Verde Olivo. La Habana, 2006. P.42

[19] El Villareño. Martes 6 de enero de 1959. Año X. No. 2. Página 1.

[20] El Villareño. Martes 6 de enero de 1959. Año X. No. 2. Página 4.

[21] Demetrio. Coordinador de propaganda. Hasta este momento no era conocido pues actuaba desde la clandestinidad.

[22] El Villareño. Martes 6 de enero de 1959. Año X. No. 2. Página 4.

[23] El Villareño. Martes 6 de enero de 1959. Año X. No. 2. Página 4.

[24] http://www.fidelcastro.cu/es/discursos/discurso-pronunciado-en-la-terraza-del-gobierno-provincial-en-el-parque-leoncio-vidal-de-la-ciudad-de-santa-clara.

[25] Ídem.

[26] Ídem.

[27] Ídem.

[28] Ídem.

[29] Ídem.

[30] Ídem.

[31] Ídem.

[32] Ídem.

[33] Ídem.

[34] Ídem.

[35] Ídem.

[36] Ídem.

[37] Ídem.

[38] Ídem.

[39] Ídem.

[40] El Villareño. Martes 6 de enero de 1959. Año X. No. 2. Página 1.

[41] Ídem

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.