Manajanabo en las luchas por la independencia cubana.

Autor: Joel Pérez Soto. Sección de Base de la UNHIC en Remedios.

Existen lugares, que aunque nunca han alcanzado un gran desarrollo ni un marcado esplendor, si presentan notoriedad, por sucesos en que se han visto involucrados y que han quedado recogidos a lo largo de la historia de la humanidad.

Un ejemplo de ello lo constituye Waterloo, por efectuarse cerca de este lugar, la afamada batalla donde resulta derrotado el Emperador francés Napoleón Bonaparte y por partir desde este sitio la noticia que pronto recorrería al mundo. Otro de ellos, de marcada importancia para nuestra nación es La Demajagua, por haber sido en este ingenio donde doblaron las campanas, llamando a los cubanos al levantamiento definitivo para la lucha en contra de la metrópoli española.  

Otros lugares donde sólo ha ocurrido una acción o más, han sido recogidos y resaltados por la historiografía, y al contrario escenarios de pequeñas y grandes batallas, permanecen en el anonimato. Es nuestro objetivo desempolvar del olvido a Manajanabo, sede de nueve combates a lo largo de las luchas por la independencia durante la segunda mitad del siglo XIX.

Manajanabo, pequeño poblado, perteneciente al municipio de Santa Clara, que se sitúa a 16 kilómetros al este de ciudad. Las tierras que hoy ocupa fueron mercedadas en los inicios de la colonia, y se dedicaron en lo fundamental a la crianza de ganado, y a una agricultura que se diversificó progresivamente. Esta población aún presenta en su nombre una clara toponimia aborigen.

Enclavado en un inmenso valle, rodeado de varias elevaciones dentro de las que están, Cerro Calvo, Pelo Malo, Peña Blanca, la Sierra Alta del Agabama, la pequeña altura del Capiro, entre otras. Múltiples arroyos y afluentes cubren la zona, que refrescan su geografía y la dotan de abundante y buena agua, dentro de los que sobresalen los ríos Sagua la Grande, Sagua la Chica, y Agabama.

Debido a sus condiciones geográficas y por constituir la vía más estratégica para la entrada a la capital provincial, ha constituido uno de los principales centros de operaciones militares, de la región central del país.

Desde este lugar algunos de sus habitantes se incorporaron al alzamiento efectuado el 6 de febrero de 1869, en la vecina zona de San Gil y al día siguiente estuvieron presentes en la reunión de las fuerzas villareñas en Cafetal González, en la zona de Manicaragua.

El 14 de abril de 1869, tiene lugar la primera acción bélica en el pequeño poblado, entre tropas españolas y mambisas. Al frente de los soldados ibéricos se encontraba el Tte. Cor. de León, D. Manuel Vázquez, quien combate contra las partidas de los revolucionarios dirigidas por Ambrosio Machado y Felipe Caballero, en este encuentro cae el Coronel José Callejas.  

Callejas, siendo español, se lanzó a la manigua a favor de la causa de los cubanos. El 9 de abril de este propio año, Callejas siguiendo el ejemplo de Bayamo, había protagonizado la quema del poblado de Guaracabulla.

En julio de 1869, el Comandante Gastón de Foix, perteneciente a las tropas de Federico Fernández Cavada “general candela”, mediante hábil estrategia logra confundir a los Voluntarios de Cádiz, haciéndolos caer en una emboscada y macheteándolos en el propio campamento Mambí, causándole sensibles bajas a los Voluntarios.   

El 18 de agosto de 1870, tiene lugar la segunda acción en Manajanabo, sólo hemos podido identificar que las fuerzas españolas resultaron victoriosas y que al frente de las mismas se encontraba el prestigioso Coronel José Martínez-Fortún y Erlés.

En carta enviada por el Coronel Fortún el 17 de abril de 1874, a su colega el General Portillo, quien se encontraba al frente de Puerto Príncipe le refiere:

“… y para afirmarlos en estas ideas y lanzarlos a la revolución, se reunieron del 17 al 19, en los montes de Manajanabo, varias partidas procedentes de esta y otras jurisdicciones, en número que creo llegarían a 130 ó 150 hombres, hostilizadas por columnas de Guardia Civil y Voluntarios a las órdenes del Gob. Sr. Pastors…” (1)

El 28 de mayo de 1875, el Comandante Solana, de Camajuaní, al pasar por el poblado sostiene una breve escaramuza con los revolucionarios, en esta resultó herido un soldado y se lamentó la muerte de nueve caballos; por su parte los insurrectos no tuvieron pérdida alguna.

El 28 de noviembre de 1895, tropas de mambises bajo el mando del Coronel Juan Bruno Zayas, hostilizaron a los ibéricos durante 9 horas consecutivas, ocasionando tres muertos y seis heridos, mientras que las fuerzas cubanas solo tuvieron que lamentar un muerto y dos heridos.

El 8 de febrero de 1896, tuvo lugar un reñido combate en Manajanabo, esta acción es considerada como una de las más importantes ocurridas en Las Villas durante las tres contiendas bélicas del siglo XIX. El enfrentamiento tuvo lugar entre el Coronel español José López Amor, quien se encontraba de operaciones al frente de 600 hombres de las fuerzas conjuntas de Borbón, Isabel II y Pavía. Al frente de los cubanos se encontraba el ya ascendido a Mayor General, Serafín Sánchez, liderando a unos 2.000 hombres, mal armados, aunque contaba con una caballería de 500 hombres.

La acción comenzó a las nueve de la mañana y duró hasta las cuatro y media de la tarde. El resultado de este combate en materia de bajas aproximadamente es el siguiente (todas las fuentes consultadas dan diferentes cifras):

Los españoles 6 muertos y 76 heridos, entre los muertos figuraron el Comandante Tomás Ferrer, el Sargento Francisco Sánchez y cuatro soldados, entre los heridos se encontraba un Capitán y el Teniente Maldonado, el resto fueron soldados de la tropa.

Los cubanos tuvieron unas 100 bajas, sin lograr identificarse cuántos fueron los muertos y cuantos los heridos. Entre los primeros figuraron los Comandantes Noy y Pozo, además del Teniente Federico Cuní.

Al amanecer del 14 de mayo de 1896, las tropas de Máximo Gómez son atacadas en Manajanabo, lugar donde habían pasado la noche. Al frente de los ibéricos se encontraba el Teniente Coronel Rodríguez, quien operaba anteriormente por Sancti Spíritus, presentándose en el lugar con una fuerte columna compuesta por 1 200 soldados y reforzados con tres piezas de artillería. El combate duró dos horas, sufriendo los cubanos 4 muertos y 17 heridos, entre ellos el Brigadier Vega y el Teniente Colete, jefe de despacho del Generalísimo. Los españoles por su parte, se repliegan hacia Palo Prieto, llevando consigo los muertos y heridos, por lo que resultó imposible saber el número de bajas. En la tarde del propio día, ambas tropas sostienen un ligero tiroteo en Barrabás, sin reportarse bajas mortales de ambas partes en este nuevo enfrentamiento.  

El 18 de julio de 1896 ocurre un encuentro armado en este territorio, entre las tropas comandadas por el Coronel español López Amor y las del Brigadier Gerardo Machado y Morales, sin lamentarse grandes pérdidas de ambos lados.

El 28 del propio mes, ocurre un nuevo encuentro en Manajanabo, donde vuelven a medir fuerzas, López Amor y Gerardo Machado, las tropas españolas tras lamentar la pérdida de uno de sus hombres, regresa a Placetas, para brindarle atención a 5 soldados que resultaron heridos en la acción. Machado en estas dos últimas acciones tuvo la oportunidad de medir armas, en su propia tierra natal, con uno de los oficiales españoles más combativos, había nacido en este poblado el 28 de septiembre de 1869.

El 20 de diciembre de 1896, la columna de Álvarez de Lara ocupa en este poblado un total de 58 caballos, para la caballería española, por lo que deja a muchos vecinos sin cabalgadura. Aunque ésta no fue propiamente una acción combativa, si constituyó un hecho notorio para el poblado y la última acción que hemos logrado identificar en Manajanabo, donde a partir de este momento solo se registra un constante trasiego de tropas de las partes beligerantes. 

Es de resaltar que Manajanabo, junto a El Cobre, Cascorro, Camazán, La Reforma, Arrollo Blanco y Bolondrón, son los sitios en que mayor cantidad de combates se registran a todo lo largo y ancho del Archipiélago cubano y este pequeño poblado villaclareño ha sido poco estudiado por los historiadores, por lo que llamamos la atención sobre él, para que algún día le sea reconocido el protagonismo desempeñado en el proceso de consolidación de la nación cubana.   

Recomendamos la colocación de una tarja o pequeño monumento donde se perpetúe la memoria de todos aquellos que ofrendaron sus vidas, de ambos lados, en defensa de los ideales por los que murieron y donde se resuman todos estos combates, para que las actuales y futuras generaciones, puedan apreciar lo grandeza histórica de este lugar.

Citas:

1-Martínez-Fortún y Foyo, José Andrés. “Anales y Efemérides de San Juan de los Remedios y su Jurisdicción”. Tomo III. Imprenta Pérez Sierra y Comp. La Habana 1930. Pág. 107.

 

Bibliografía consultada:

-Colectivo de autores. Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera Parte (1510-1898). Tomo I. Biografías. Ediciones Verde Olivo. La Habana. 2014.

-Colectivo de autores. Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera Parte (1510-1898). Tomo II. Acciones combativas. Ediciones Verde Olivo. La Habana. 2014.

-Colectivo de autores. Síntesis Histórica Provincial Villa Clara. Editora Historia. La Habana. 2010.

-Cuba en la Mano. Enciclopedia Popular Ilustrada. Talleres Gráficos de Úcar. La Habana. 1940.  

-García del Barco y Alonso, José. Camajuaní y la Revolución del 95 (Crónicas de Reivindicación Histórica). Imprenta El Siglo XX. La Habana. 1928.

-Martínez-Fortún y Foyo, José Andrés. “Anales y Efemérides de San Juan de los Remedios y su Jurisdicción”. Tomo III. Imprenta Pérez Sierra y Comp. La Habana 1930.

-Martínez-Fortún y Foyo, José Andrés. “Anales y Efemérides de San Juan de los Remedios y su Jurisdicción”. Tomo IV. Imprenta Pérez Sierra y Comp. La Habana 1931.

1 comentario en “Manajanabo en las luchas por la independencia cubana.

  1. Soy de ese pueblito se llamo
    Los Machados hasta segun he escuchado hasta 1933
    Mis parientes de apellido Gomez
    varios de ellos pelearon en la guerra del 95
    Muchos Gomez habian por esta zona y sus decendientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.