Frank País y los revolucionarios santaclareños

Autora: Dr. C. Ileana M. Echevarría Aldama

Antecedentes

Hace pocos días escuché reflexionar a varios de los héroes de la Batalla de Santa Clara acerca de por qué aquella acción pudo tener un desenlace satisfactorio en un período de tiempo tan corto, que incluso sobrepasó las expectativas del comandante Ernesto Che Guevara y concluían que la base estaba en la incorporación y heroísmo del pueblo en aquella década de los años cincuenta del siglo XX.

En esa década se forjó en la ciudad y en la actual provincia de Villa Clara en general un creciente movimiento revolucionario, con una amplia participación juvenil, obrera y de pueblo que tuvo entre sus principales inspiradores a Frank País García que mantuvo contactos con revolucionarios santaclareños en Santiago de Cuba y en la propia ciudad de Santa Clara.

La oposición al golpe de estado fue generando un fermento revolucionario que se asentó en las tradiciones de lucha y se fue haciendo cada vez más clara la necesidad de crear una organización que le diera coherencia y unidad al movimiento de masas que se iba generando. El Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) había sido desmantelado desde 1953 y sus dirigentes detenidos, pero era preciso volver a comenzar, la circulación de  La Historia me Absolverá, alegato de autodefensa de Fidel Castro, llegado a la ciudad en 1954, dio gran impulso a la movilización de diversos sectores opositores.

Momento a partir del cual se contaba con un programa diferente, con alto contenido clasista, que contribuiría a dar unidad a la lucha que ya se había iniciado. Varios grupos de revolucionarios que habían tenido una participación destacada en diversas acciones hicieron contactos con la dirección nacional del Movimiento 26 de Julio y se decidió que Allán Rosell lo organizara en la provincia, sin embargo este no llegó a ningún acuerdo al respecto en una entrevista sostenida con Fidel Castro en La Habana.

Finalmente fue organizado por Guillermo Rodríguez del Pozo y Gustavo Arcos Bergnes, sus primeros miembros habían pertenecido al MNR y de otros grupos, el Movimiento creció rápido y se incorporaron revolucionarios de diferente procedencia, constituyendo células de barrios, en centros estudiantiles, de trabajo y se fue extendiendo a los municipios.

Organizado el Movimiento, y al viajar Gustavo Arcos a México, Santiago Riera fungió como coordinador, Guillermo Rodríguez del Pozo como jefe de acción y sabotaje; en propaganda, Ifraín Alfonso; Quintín Pino Machado al frente de las Brigadas Juveniles y Carlos Martínez en finanzas.[1]

Además, participaban en la lucha revolucionaria otras agrupaciones políticas como el Partido Socialista Popular, El Bloque Estudiantil Villareño y organizaciones obreras, con énfasis en las correspondientes a los trabajadores azucareros.

Los encuentros con Frank País

Para el año 1956 la actividad revolucionaria había crecido considerablemente en la provincia y ese año se produjo un  encuentro memorable de los combatientes villareños con Frank País. 

Este se produjo en el mes de octubre de 1956 cuando Margot Machado Padrón viajó a esa ciudad a encontrarse con el ya destacado dirigente. Esta mujer, madre de Quintín Pino Machado, había sido informada por su hijo acerca de las actividades que venía realizando y su respuesta fue: “No tienes que esconderte de mí y ahora en lo adelante cuanta conmigo para lo que yo pueda hacer…”[2] y a partir de ese momento quedó integrada de lleno en la lucha revolucionaria.

Margot Machado viajó a Santiago de Cuba los días 10 al 12 de octubre de 1956 en compañía de sus hijos, hermana y Rodolfo de las Casas. La propia Margot narró sobre su viaje que había sido enviada por su hijo Quintín a coordinar acciones para el 30 de noviembre.

Al respecto le dijo a Mirta Teresita Carrazana:

“Aprovechamos que los días 10 y 12 eran feriados, aquel mal marcado Día de las Razas y el 11, que estaba en el medio, casi siempre lo declaraban feriado. Utilizamos para el viaje el pisi-corre de mi escuela, el colegio Lincoln que era de mi propiedad.

Llegamos allá y el contacto fue Pío Rosado (…) era la casa de María Antonia Figueroa. La idea era hablar con Frank y traer las armas.

Conocí a Frank, a quien le maravilló que yo fuera la madre de los Pino Machado y que apoyara a mis hijos en la lucha. El me miraba mucho. ¡Era tan jovencito!

(…)Pusieron en una maleta fusiles y balas, pero cuando íbamos a salir Frank nos dice que no porque estaban registrando (…)Nos quitó los fusiles pero nos dejó las balas y los detonadores para activar las bombas… dijo que nos quitaba los fusiles, pero que me los iba a mandar por otros medios, cosa que nunca ocurrió”.[3]

El siguiente encuentro ocurrió en la propia ciudad de Santa Clara, Frank se encontraba de regreso de su viaje a México, país al que había viajado para entrevistarse con Fidel Castro, llegó a la ciudad en la tarde del 31 de octubre, y de nuevo se encontró con Margot Machado pues se dirigió a su casa. Esta visita tuvo especial importancia pues durante la misma debían ultimarse detalles para el apoyo al desembarco del Granma. Durante la misma se entrevistó con Osvaldo Rodríguez, jefe de acción del Movimiento 26 de Julio, Ifraín Alfonso y otros compañeros.

De esta visita ha relatado Margot Machado que Frank le dejó tres lecciones de lucha clandestina cuando le pidió que le guardara el pasaporte, se opuso a trasladarse en taxi, y le pidió que su hija le acompañara con el uniforme de la Normal de Kindergarten, pues así sería difícil identificarlo si era apresado, pasaría inadvertido caminando y su acompañante, Bertica, hija de Margot llamaría menos la atención.

Sin dudas Frank era un conspirador avezado, que iba dejando lecciones a los revolucionarios que tenían contacto con él. Ya en este momento era el Jefe de Acción Nacional del Movimiento 26 de Julio y esa  no era tarea para un improvisado, sino para un revolucionario y conspirador inteligente y audaz.

En esa ocasión el líder de la lucha clandestina visitó la casa de Haydée Leal, lugar donde se entrevistó con Santiago Riera, entonces jefe del Movimiento 26 de Julio en Las Villas, Ifraín Alfonso y Quintín Pino Machado. Quienes  veían a Frank por primera vez quedaban sorprendidos por su juventud.

Cuenta Haydée Leal que todos lo esperaban en su casa, que ella no sabía quién era, que al llegar todos le abrazaron y ella quedó sorprendida, pues imaginaba a un hombre grande como los orientales.

En esa visita se le entregó la dirección de esta casa para que allí fuera enviada la comunicación con los detalles de la operación a realizar en apoyo al desembarco. En general Frank orientó las acciones futuras del Movimiento en Las Villas en los distintos frentes, como muestra de su preocupación por las distintas tareas de la organización.

Para estos días y los siguientes se abrían nuevas perspectivas y retos para los revolucionarios villareños, el 27 de noviembre se alzó Víctor Bordón en el nordeste de la actual Villa Clara, surgiendo así el primer grupo guerrillero en esta región del país, momento en que el Granma se acercaba a la Isla.

El 28 de noviembre llegó a la casa de Haydée Leal el cable procedente de México con la información que anunciaba la partida de la expedición, lo que de hecho significaba la orden para realizar las acciones acordadas durante la visita de Frank País. Los hombres de las Brigadas de Acción fueron acuartelados y se tomaron medidas para ejecutar el plan, sin embargo, la falta de armas motivó algunos cambios y la utilización solo de cocteles Molotov y algunas armas cortas definieron el carácter limitado de estas.

Los grupos fueron ubicados en los distintos barrios, en los que se lanzaron los cocteles Molotov, se incendiaron camiones, gomas, se regaron puntillas en las calles y se interrumpió el fluido eléctrico entre otras acciones. Además, se distribuyó información sobre lo que estaba ocurriendo en Santiago de Cuba y se exhortaba a respaldar el levantamiento popular allí.

Sin dudas, todas estas acciones provocaron un incremento de la represión policial, sobre todo cuando se percataron de su superioridad en cuanto a las armas pues las que tenían los revolucionarios eran insuficientes para causar grandes daños. Este factor y  la insuficiente preparación previa impidieron un mayor aporte de los santaclareños al levantamiento de Santiago de Cuba y al desembarco del Granma.

La segunda visita de Frank País a Santa Clara se produjo el 28 de diciembre de 1956, en esta ocasión acompañaba a Faustino Pérez que venía con la misión de reorganizar el Movimiento 26 de Julio y orientar a sus miembros, pues este había quedado debilitado por la persecución y el encarcelamiento de varios de sus dirigentes.

De nuevo se produjo un encuentro con Margot Machado, encargada de organizar la reunión para reestructurar el Movimiento, reunión que se efectuó en la casa de Osvaldo Rodríguez. En ella se decidió que Allán Rosell pasara a ser el coordinador y Margot Machado responsable de finanzas.

Una tercera visita se produjo en los primeros meses de 1957 y ha recordado Margot Machado que  le avisaron de la presencia en su casa de un profesor de matemáticas, contraseña que significaba la estancia allí de alguien del Movimiento y que al acercarse sintió que alguien tocaba el piano y pensó que era una imprudencia de su hija y para su sorpresa se trataba de Frank País.

Muestra de su carácter alegre y amor por la música, a la vez que de su temeridad, pues para esa fecha la casa de la familia Machado estaba muy chequeada y era un peligro llamar la atención, de ahí que Margot le pidió que se trasladara a un lugar más seguro.

Los contactos con los revolucionarios santaclareños conllevaban siempre una alta carga de confianza y compromisos múltiples con respecto a la continuidad de la lucha contra la tiranía, lo que se puso de manifiesto nuevamente durante un nuevo encuentro entre Frank País y la legendaria Margot Machado, esta vez en Santiago de cuba y en condiciones muy difíciles para esta gran mujer, que recién había perdido a su hijo Julio Pino Machado.

El encuentro tuvo lugar el 12 de julio de 1957 y tuvo como objetivo analizar los problemas del Movimiento en Las Villas y las formas de resolverlos, ocasión en que le manifestó su pesar por la pérdida sufrida y su reconocimiento por el valor demostrado. En la referida entrevista que le concediera Margot Machado a Mirta Teresita Carrazana recordó que Frank le dijo:

-“Mamá estuvo tan valiente con la muerte de Josué, como usted con la muerte de Julio…”

Era la sensibilidad, el humanismo y el cariño por esta valiente mujer que a sus 50 años se había convertido en una militante imprescindible del movimiento revolucionario en Las Villas, en unión de sus hijos, y ahora Frank le hacía un homenaje íntimo al compararla con su madre. Fue este el último encuentro, pocos días después cayó el Héroe querido y admirado por todos.

En Santa Clara causó gran conmoción la noticia, y los revolucionarios todos, bajo la guía de Margot Machado y otros dirigentes del Movimiento pusieron en marcha un plan para sumarse a la huelga desatada en Santiago de Cuba y desarrollar acciones de protesta por el crimen.

La impronta revolucionaria y el ejemplo de Frank País García quedaron para siempre en los revolucionarios santaclareños que le recuerdan caminando por sus calles y orientando cómo hacer más eficaz y combativa la lucha contra la tiranía.

Margot Machado lo recuerda así:

“…Frank es uno de esos seres en el mundo que yo recuerdo con más amor, lo digo siempre donde quiera que esté; yo no he visto hombre que reúna más cualidades en una persona: inteligencia, audacia, conocimiento de todo tenía, respeto, afecto…”[4]

Publicado en el libro “Frank en la Memoria”. Editora Historia, La Habana, 2012.


Citas y Referencias

[1] Colectivo de Autores. Síntesis Histórica Provincial. Villa Clara. p.205- 206

[2] Mirta Teresita Carrazana Báez y otros. Testimonio de una Época: Margot, Frank y la Lucha Revolucionaria en Las Villas.

[3] Mirta Teresita Carrazana Báez y otros. Testimonio de una Época: Margot, Frank y la Lucha Revolucionaria en Las Villas.

[4] Conferencia ofrecida por Margot Machado en el ISCM Serafín Ruiz de Zárate de Villa Clara el día 25 de noviembre de 1993. Grabada. En Oficina de Asuntos Históricos CP PCC. Villa Clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.