Fidel Castro. Su papel en la formación de la conciencia del pueblo cubano.

Por: Wilfredo Falcón. Miembro de la Unhic de Villa Clara que cumple misión de colaboración en Venezuela.  

Por lo general se aborda la vida y personalidad de Fidel Castro en el aspecto anecdótico y epopéyico de su accionar. Se tienen en cuenta sus hechos extraordinarios en la preparación de la generación del Centenario, en el ataque al Moncada, la defensa en el juicio sobre estos hechos, la preparación de la expedición del Granma la lucha en la Sierra Maestra y su papel al frente de la construcción del Socialismo en Cuba, el internacionalismo, el antimperialismo y algunos aspectos de su personalidad en términos generales.

No es cotidiano el análisis de su papel en la concepción general del movimiento revolucionario y sus aportes a la práctica y a la teoría de la lucha revolucionaria que lo identifican como un intelectual orgánico del pueblo, en la defensa de la hegemonía, contra el imperialismo y las clases desplazadas del poder en Cuba y en la lucha teórica contra el imperialismo y en la defensa del socialismo como sistema social más justo.

Uno de los aportes esenciales del Comandante en jefe Fidel Castro al movimiento revolucionario cubano e internacional, está en haber creado una concepción de lucha y en la creación de las llamadas condiciones subjetivas para la revolución, en nuestro país a partir de 1952.

Cuando se produce el Golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, las condiciones objetivas, para el triunfo estaban suficientemente maduras, para el triunfo revolucionario; pero no tenían el mismo grado de madurez, la conciencia de las masas sobre la necesidad de derrocar a la tiranía, sobre que el imperialismo era el verdadero enemigo a derrotar. No existía un movimiento revolucionario capaz de convertirse en vanguardia del pueblo y guiarlo hacia la victoria, no existía un líder ni la unidad necesaria de las diferentes organizaciones.

En Venezuela, Guatemala, Nicaragua, Perú y Colombia, también estaba madura la crisis del sistema capitalista marcada por el régimen dictatorial que azotaba a esos pueblos. En Guatemala y Venezuela en esos años de la década del 1950, triunfaron movimientos revolucionarios que derrocaron las dictaduras existentes, pero no consolidaron el triunfo, por faltar los elementos que mencioné antes igual que en Cuba.

La Revolución Triunfante en Cuba en 1959 se consolidó porque en medio de la lucha se fueron construyendo las condiciones subjetivas y la conciencia y organización necesarias para que el imperialismo no pudiera eliminar al movimiento revolucionario. En esto, el papel del Comandante en jefe Fidel Castro fue decisivo. Fidel comprendió, la situación creada por el golpe de batista y de inmediato trazó la estrategia de lucha que se alejaba de los libros y manuales y se acercaba cada vez más a las condiciones reales del país.

Desde el mismo día 10 de marzo cuando se conoció la noticia del golpe de Estado liderado por Batista, ya este empezó a explicar que había hecho una Revolución para mejorar a Cuba, Fidel contestó con un documento que se titulaba: REVOLUCIÓN NO, ZARPAZO.

Es decir, desde el primer momento comprendió que había que desacreditar a aquel régimen, deslegitimarlo frente al pueblo y demostrar que era legal y posible derrotarlo. En ese documento planteó que había tiranos otra vez en Cuba, pero otra vez, había Mellas, Trejos y Guiteras. Enarbolaba lo más destacado del martirologio cubana en la época más reciente como un llamado a la lucha.

En este papel de Fidel en la formación de una conciencia revolucionaria en el pueblo, hay que destacar su método, apegado a la realidad, desprovisto de manualismo y espíritu libresco. La definición de los conceptos más importantes, que deciden el combate ideológico en cada momento, es algo que hay que resaltar y estudiar en el pensamiento y el método revolucionario de Fidel Castro.

En cada momento de lucha ideológica ha definido los conceptos más necesarios: Revolución no; ZARPAZO; PUEBLO; DEMOCRACIA, IMPERIALISMO; REVOLUCIÓN.

El ataque al Moncada que como se sabe fracasó, en lo militar, permitió demostrar en la práctica que aquel sistema era un régimen de terror. Cuando los orientales vieron los cadáveres de los jóvenes asesinados, comprendieron varias cosas importantes:

  • El carácter dictatorial del régimen,
  • La necesidad de derrocarlo.
  • Que era legal y moralmente lícito combatir contra él
  • Se solidarizaron con los jóvenes atacantes.
  • Empezaron a simpatizar con el movimiento revolucionario que surgía y con su líder. Se

El Moncada fue el motor pequeño que encendió el motor grande  de la Revolución gracias a la labor de Fidel para desacreditar a la dictadura imperante en Cuba en aquellos momentos.

Del Moncada salió un programa de lucha; LA HISTORIA ME ABSOLVERÁ,  que caracterizó la situación imperante, precisó los problemas a resolver, Estableció las leyes de la primera etapa revolución cuando triunfara aportó un programa de lucha, una vanguardia para guiar al pueblo y un líder. Fue un paso muy significativo en la creación de la conciencia revolucionaria del pueblo cubano.

En el presidio Fidel consolidó la organización de aquella vanguardia y en la preparación de la Guerra en México, comenzó a forjar la unidad con otras organizaciones revolucionarias que también luchaban contra Batista.

El eslabón principal de su labor fue la confianza en el pueblo, la definición del concepto de pueblo fue un aporte extraordinario de Fidel porque delimitó los campos de lucha.

En los dos años de Guerra, demostró que la lucha guerrillera era la forma fundamental de lucha, aglutinó al pueblo alrededor de la Guerrilla, Avanzó en la unidad con otras organizaciones revolucionarias y sobre todo consolidó la labor de desacreditar al régimen batistiano para convencen a las masas, en Cuba y en Latinoamérica, sobre la necesidad de derrocar a la dictadura existente en Cuba.

La entrevista con Heber Mathews, fue un momento estelar en ese camino.  Se trataba de uno de los periodistas más leídos y respetados de Estados Unidos en aquellos momentos. Fidel convenció a Mathews de la justeza de la lucha revolucionaria, y la publicación de la entrevista demostró que Fidel estaba vivo, que la guerrilla era una fuerza combatiente efectiva, y en capacidad de desarrollarse y derrocar a la dictadura. Demostró que batista era un mentiroso que le estaba diciendo al pueblo que Fidel estaba muerto y la guerrilla estaba derrotada.

Al triunfar la revolución la labor ideológica de Fidel fue muy importante. Se dirigió a explicar al pueblo las medidas que se tomaban para la consolidación del triunfo, a organizar al pueblo para la construcción y defensa del proceso revolucionario. Creó y fundó una serie de organizaciones de la juventud, las mujeres, los campesinos, los obreros, los estudiantes. Todos los sectores, fueron incorporados a la revolución, bajo la guía e inspiración de Fidel.

Su papel, en este período fue esencial para barrer el anticomunismo que predominaba en la conciencia nacional de Cuba. Era el nuestro el país más penetrado por las campañas anticomunistas. En dos años logró pasar de esta realidad a la declaración del carácter socialista de la Revolución.  Aprovechando la euforia que existía por el bombardeo a las bases aéreas, donde murieron varios jóvenes miembros del Ejército Rebelde, Fidel ante los soldados que al dia siguiente combatirían en Girón, declaró el carácter socialista de la Revolución.

Otro aspecto decisivo en la labor de Fidel como formador de la conciencia revolucionaria del pueblo cubano, es el convencimiento a nuestro pueblo, del deber  de ser internacionalista. Partiendo del criterio martiano de que patri es humanidad, Fidel aclaró, que ser internacionalista era saldar nuestra propia deuda con la humanidad, porque en nuestras luchas habían peleado y caído muchos combatientes procedentes de otros lugares del mundo y porque nuestra nacionalidad está formada por culturas procedentes de varias regiones del mundo.

En esa vocación internacionalista de Fidel tienen un lugar primordial América Latina y Venezuela. No fue casual que el primer país visitado por Fidel 23 días después del triunfo revolucionario haya sido este, y el primer embajador revolucionario fue Francisco Pividal Padrón, Embajador de Cuba en Venezuela.

Todo esto simboliza la claridad y previsión conque Fidel concebía las relaciones con Venezuela. La ayuda de Cuba al movimiento Revolucionario Venezolano, la amistad de Fidel y el Che, con Fabricio Ojeda, Alfredo Maneiro, Alí Rodríguez Araque, y con Hugo Chávez que se convirtió en el mejor Amigo de Cuba, en los tiempos difíciles del período especial en este siglo.

Esa misma amistad que mantienen Raúl Castro y Miguel Díaz Canel,  Con el presidente Nicolás maduro y con el pueblo Chavista de Venezuela. Esa amistad que está en la base de la convicción expresada por nuestro presidente actual cuando vino a Venezuela, e está en la base de la convicción expresada por el presidente Díaz Canel, el 30 de mayo de 2018, en el sentido de que: “El apoyo de cuba a la Revolución Bolivariana es y será siempre invariable.

Por eso estamos nosotros aquí, convencidos con Martí y con Fidel de que “De América, Venezuela es la cuna, y por ella tienen en nosotros a sus hijos. Convencidos y entregados a su servicio, como a nuestra propia patria.

VIVA Cuba Independiente y socialista

VIVA FIDEL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.