60 años de la Victoria de Girón

Autora: MSc. Hedy Águila Zamora

Desde los primeros momentos, muy cercanos al triunfo de la revolución en 1959, Cuba fue agredida por Estados Unidos. En enero de 1961 los Estados Unidos rompió sus relaciones con Cuba y asumió la presidencia John F. Kennedy atendiendo a estos hechos el canciller Raúl Roa denunció ante la organización de Naciones Unidas (ONU), los rumores de que se gestaba una invasión a nuestro país, por lo que las milicias, que ya se habían creado como organización de apoyo al Ejército Rebelde desde octubre de 1959, es decir la Milicia Nacional Revolucionaria, se preparaba militarmente en escuelas creadas al efecto, para enfrentar cualquier agresión armada. Las milicias representan al pueblo uniformado porque a ellas pertenecen los obreros, estudiantes, jubilados, amas de casa, campesinos, etc. que en aquellos inicios de la revolución se organizaron en las llamadas milicias campesinas, es decir que siempre ha sido una organización popular y así fue que cumplió su rol cuando el ataque a Playa Girón.Como antecedentes al desembarco por Playa Girón comenzaron las agresiones directas a Cuba con actos de sabotaje, quemaron la tienda El Encanto en La Habana donde perdió la vida la remediana Fe del Valle y bombardearon el aeropuerto de San Antonio de los Baños. El 16 de abril, en el entierro a las víctimas de la agresión, el comandante Fidel Castro Ruz, responsabilizó a estados Unidos con tal barbarie y con la inminente invasión que ya estaba próxima, declaró el carácter socialista de la Revolución Cubana y se proclamó ese día como el Día del Miliciano, los allí reunidos, con el fusil en alto juraron defender la patria de cualquier agresión.

El 17 de abril se produjo por Playa Girón y Playa Larga la invasión que se esperaba, en aquel momento estos lugares eran territorio de Cienfuegos, antigua provincia de Las Villas. En dos días se derrotó, es decir el 19 de abril se celebraba la derrota del imperialismo en nuestro país, conocida en la historia como la Victoria de Playa Girón y en la que jugaron un rol fundamental las Milicias Nacionales Revolucionarias de Cuba. Todo el país se movilizó, pero especialmente el centro, Las Villas y Matanzas, donde se encontraba la Escuela Nacional de Milicias que dirigía José Ramón Fernández.

En la ciudad de Santa Clara por ser la capital provincial y encontrarse en una posición favorable en el centro del país, fue objeto de atención del enemigo para ser utilizada en sus propósitos  contrarrevolucionarios, sería en Santa Clara donde se producirían las manifestaciones que desde dentro apoyarían el desembarco del exterior, Santa Clara se convirtió en trasiego de hombres y armas hacia otros puntos de la provincia, pero esas organizaciones fueron detectadas a tiempo porque en estos dos primeros años de la Revolución se había creado el cuerpo de la Seguridad del Estado G-2, cuya jefatura provincial radicaba en Santa Clara y desde donde se dirigió el trabajo investigativo y operativo de la provincia de Las Villas.

Un ejemplo fue el caso “Aurora” trabajado por la Seguridad del Estado con centro en Santa Clara, desde marzo de 1961, que permitió detectar la presencia de agentes de la CIA infiltrados y la red preparada, lo que impidió que se produjeran sabotajes planeados a la Subplanta, granjas y cooperativas campesinas.

La dirección de inteligencia del G-2 dispuso desde marzo del 61 que se confeccionaran las listas y tarjetas de los elementos sospechosos, simpatizantes y colaboradores de los bandidos y los exbatistianos a fin de neutralizarlos en caso necesario, lo que funcionó en la madrugada del 17 de abril, ante la invasión por Playa Girón, se realizaron las detenciones masivas de estos elementos que fueron llevados a la Universidad Central, custodiados por las Milicias Nacionales Revolucionarias, además de la labor de los CDR que a pesar de ser una organización muy joven, mantuvo la guardia en alto y veló y cuidó las cuadras donde no se permitió ningún acto contrarrevolucionario.

En la batalla de Girón participaron milicianos de Santa Clara que estaban en la Escuela de Milicias de Matanzas. Partieron de Santa Clara los batallones 303 y 315 que aportaron más de 1000 milicianos, de ellos cayeron 13 villareños, de los cuales, 3 eran de Santa Clara: Ignacio Rolando Abreu, Ramón Pol Machado y José Antonio Pérez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.