Máximo Gómez en Remedios.

Por: Jesús Díaz Rojas y María Aleyda Hernández Suárez. Unhic Sección de Base de Remedios.

 

 “El día 5, hice mi entrada en Remedios, en donde se me prodigó por los habitantes de este pueblo una verdadera ovación”. Máximo Gómez, Diario de campaña. 

 El 5 de enero de 1899 tuvo efecto por la mañana la solemne entrada en Remedios del general Máximo Gómez- desde su campamento en Jinaguayabo- en compañía de los generales Francisco Carrillo Morales, Alejandro Rodríguez y José González Planas, a los que seguían numerosos jefe y oficiales y los regimientos “Remedios” y “Placetas”. Todo el pueblo estaba engalanado, lleno de júbilo y satisfacción. Gómez y su séquito fueron obsequiados con un almuerzo en la casa del ayuntamiento; se efectuó un torneo de cintas frente a La Tertulia y al oscurecer hubo un banquete en los salones de dicha sociedad y por la noche una animadísima velada en el teatro a la que asistió numerosa concurrencia.[1]

El programa que se le ofrece en la Tertulia contempla lo más sobresaliente de las artes remedianas de su tiempo: Apertura por el presidente de la comisión de festejos; Discurso por el Lcdo. José Manuel Valdés; Jerusalem. Marcha triunfal, de Gottchalk, ejecutada al piano por la Sta. Rosa Llibre; Recitación de una bella composición poética, por Lcdo Diego Tejeda; Rapsodia Húngara de Liszt, No 2, que ejecutaran a cuatro manos las Srtas Concepción Llibre y Olimpia García; Recitación de versos por la niña Pilar María Rojas y Escobar; recitación de una gran composición poética por el Sr. Guillermo Foyo Portal; Himno Resurrección cantado por las Stas Ruíz Romero.

Segunda parte- Baile con el siguiente programa:  Vals- Danzón, Danzón, Habanera- Danzón, Mazurka- Danzón; Danzón; Vals- Danzón, Danzón, Habanera- Danzón,  Polka- Danzón, Danzón.

Francisca Ruiz y Romero declara, con emocionadas palabras, el sentir de los remedianos: Los hijos de Remedios os saludan por mi voz y os dicen con puro cariño. Ser bienvenido a nuestro pueblo, fervoroso patriota, consecuente libertador, con el escudo y sobre el escudo estaremos luchando por la (libertad[2]) independencia de Cuba y, juramos solemnemente dar nuestra propia sangre si fuera necesario para liberarla del yugo opresor. Viva Cuba libre. Independencia o Muerte.[3]

Para los remedianos la presencia de Máximo Gómez en la “vieja y colorada ciudad” es tenida como la gran fortuna que les ha dejado el fin de la guerra y el inicio de la paz.

Notas y fuentes bibliográficas: 

[1] José A. Martínez-Fortún y Foyo. Anales y Efemérides de san Juan de los Remedios y su jurisdicción

[2] tachado

[3] Palabras de Francisca (Panchita) Ruiz Romero a Miguel Figueroa en Remedios Las Villas cuando la entrada de Máximo Gómez a Remedios. Donativos y Remisiones. Archivo histórico José A. Martínez Fortún Foyo. Remedios   No de fondo 18   inventario 1 expediente 50   legajo 1

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.