El Brigadier González Plana, un héroe desconocido

Por: Miguel González Pérez. Miembro de la Unhic, Sección de Base de Remedios

Aunque no es natural de Remedios fueron tantos los lasos que lo unieron a esta tierra en la cual descansan sus restos, que es considerado como un remediano más. José Gonzales Plana nació en Santa Clara el 19 de marzo de 1850, de padre africano y madre cubana. Al incorporarse a la guerra del 68 es nombrado cabo. En esta etapa operaba en Camagüey y las Villas, estuvo indistintamente a las órdenes de Máximo Gómez e Ignacio Agramente. Tomó parte en las batallas de: La Sacra, Jimaguayú, Las Guásimas. San Gerónimo y el Jibaro. El Zanjón lo sorprende en Sancti Spíritus con el grado de comandante y el trofeo de dos muletas, pues su pierna derecha herida dos veces en combate le hacía casi imposible la locomoción. Durante la paz vivió y trabajó en Santa Clara, San Juan de los Yeras, Cienfuegos y Santa Isabel de las Lajas.

El alzamiento del 95 lo encuentra en Cienfuegos, de donde partió para el campo insurrecto  con los grados de teniente coronel. Ocupó el cargo de jefe de infantería de la Brigada Cienfuegos, bajo las ordenes del coronel Alfredo Rego; pero ciertos antagonismos con este último lo hacen abandonar el territorio e incorporarse a su antiguo y querido jefe Serafín Sánchez, quien lo nombra coronel jefe instructor de la infantería del 4to Cuerpo del Ejército.

Posteriormente el 13 de abril de 1896 Máximo Gómez lo asciende a Brigadier y Jefe de la Brigada de Remedios. En el acto justifica su decisión por “el celo, actividad y patriotismo de que ha dado constantes pruebas en esta como en anterior campaña, lo que permite esperar en ese puesto honroso bien para nuestras armas”.

Tomó parte en las acciones de Manajanabo, Santa Rosa, Las Varas, Platero, Mabuya, Hondones, Yigre, Sagua la Chica, Manaquitas, Mayajigua, Dolores, Jibaro y Arrollo Blanco. También se destaca en la campaña de La Reforma. Fue el brazo derecho del general Francisco Carrillo en la Jurisdicción Remediana, a la vez que uno de los jefes cubanos que más valerosamente combatió en esta región y la zona norte de Sancti Spíritus.

Oficiales de su Estado Mayor, acampados en Rojas.

Al terminar la contienda, el general Brooke le encarga la organización del 4to distrito de la Guardia Rural en la demarcación de Remedios y Santi Spíritus; también el comité local del Partido Republicano de las Villas lo recomienda como candidato a la Convención Nacional junto a Francisco Carrillo, José  Miguel Gómez y José de Jesús Monteagudo, pero al ver los resultados de la lucha al que consagró gran parte de su vida,  renuncia a todo y se retira a una finca de campo en el ingenio “Adela”, cerca de Remedios, donde labora como un simple colono.

Enfermo de una vieja lesión cardiaca y enterado de ello el Consejo de Veteranos presidido por un antiguo subordinado suyo, el comandante Silvino García padre del músico Alejandro García Caturla, es trasladado a Remedios donde muere en plena miseria, pero querido, honrado y respetado por todos el 30 de mayo de 1901, en una casa con el número 3, en la calle del Carmen, a escasos metros de donde años más tarde, el 21 de noviembre de 1926, vería la luz otro héroe de la patria: el líder revolucionario Juan Pedro Carbó Serviá.

José González Plana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.